Gracias al trabajo duro de unos compañeros de la casa la sala de yoga se volvío verde. Esperamos que no sufran del olor de la pintura por mas que unos pocos dias. 

Ann pintando

 

Joel