Y para seguir, en la practica tradicional del Ashtanga de Mysore se canta este mantra al final de la sesión de la practica.